Cumpleaños erótico
26 agosto, 2014
Un regalo diferente
8 septiembre, 2014

Masaje erótico a ciegas

Voy a contaros la experiencia que he vivido hoy aunque omitiré algunas partes que os sorprenderán si os decidís a probar el masaje erótico que me han dado hoy a mi .

Esta mañana he llamado como siempre para pedir hora y me ha atendido Eva. Como soy cliente habitual, y conoce mis gustos me ha propuesto una experiencia a ciegas. Yo le he dicho el presupuesto que quería gastar y ella se ha encargado de todo. No me ha dicho ni qué ni con quien.

Así que me he ido para la Isla del Masaje sin saber que me esperaba. Como siempre, me han acompañado a la sala de espera pero ahí ha llegado la primera sorpresa, me han puesto un antifaz. A partir de aquí me he quedado absolutamente a oscuras. Me he cogido del brazo de la encargada y me ha acompañado a la sala.

Me he quedado solo en medio de la sala sin ver nada ni saber donde me había dejado. Cuando estaba a punto de quitarme el antifaz para ver donde estaba he notado unos labios que se acercaban a mi mejilla para darme un beso y luego se dirigían a mi cuello; acto seguido y cogido de la mano me ha acompañado al sofá donde me ha quitado la ropa dulcemente y con mucha suavidad para luego acompañarme a la ducha. Se ha metido en ella conmigo y ha empezado a enjabonarme mientras acariciaba mi espalda para luego coger mis manos y llevarlas a su cuerpo para que yo hiciera lo mismo con ella. Recorrer su cuerpo desnudo con mis manos sin saber quien era ni poder ver nada,hacía que las sensaciones se multiplicaran. Finalizada la ducha me ha secado y acompañado a la camilla.

Ha empezado el masaje sensual y cuando ya me estaba relajando, han continuado las sorpresas; mientras dos manos masajeaban mis piernas he notado un dedo que recorría toda mi columna hasta hacerme estremecer. Me ha acariciado con su pelo y al  cabo de un momento se ha sumado a la otra masajista para darme un masaje a 4 manos en las piernas. A partir de aquí todo ha empezado a acelerarse. Una de ellas se ha dirigido a mi espalda mientras la otra continuaba en la mitad inferior de mi cuerpo.

Yo seguía sin poder ver nada cuando una de ellas se ha subido a la camilla para hacerme el masaje Nuru. La otra había desaparecido, no notaba sus manos sobre mi hasta que la he vuelto a sentir. Mientras una se deslizaba sobre mi, me abrazaba y entrelazaba sus dedos con los míos durante un Nuru impresionante, la otra me hacía que la acariciara a ella o me acariciaba a mi para hacer estremecer mi cuerpo aún más si es que era posible. La fusión de nuestros tres cuerpos en ese momento era total. Todo lo vivía con mucha intensidad debido al antifaz que me hacia olvidarme de la vista para disfrutar de mis otros sentidos.

La excitación ha ido subiendo entre caricias, besos, mordiscos y otras sensaciones para acabar en un impresionante final a 4 manos que me ha dejado absolutamente exhausto. He tenido que pedirles que pararan porque ya no podía más. Era tanto y tan intenso el placer que me han hecho sentir que he necesitado un buen rato para recuperarme.

Después de beber un poco de agua, me han acompañado a la ducha otra vez donde, siempre con el antifaz puesto, una de ellas se ha vuelto a duchar conmigo, para quitar todo el aceite que recubría nuestros cuerpos.  Me han sacado de la bañera para secarme y vestirme hasta que me han levantado del sofá en el que me habían sentado para ponerme los zapatos para llevarme fuera de la sala donde me esperaba la encargada que me ha quitado el antifaz.

Han pasado más cosas que me quedo para mi pero que han hecho del masaje de hoy algo muy especial. Me hubiera gustado explicarles a las dos lo que he disfrutado, lo que me han hecho sentir y lo más importante como me he sentido durante todo el rato que he compartido con ellas, así que espero que lean mi experiencia.

Aunque no me han dicho quienes eran, me arriesgaré porque creo que las he reconocido: gracias Lorena y Leandra por el masaje de hoy. Lo repetiremos algún día seguro.

Y si estáis leyendo esto y no habéis ido nunca a la Isla del Masaje, no sabéis lo que os estáis perdiendo. Los mejores masajes eróticos en Barcelona, en la Isla del Masaje, seguro.