Masaje erótico de negocios en Barcelona
2 febrero, 2015
Barcelona central del placer
17 febrero, 2015

Masaje erótico a mi mujer y yo de voyeur

Siempre me ha gustado ver películas pornográficas y mi fantasía era estar metido en un plató de rodaje de una de ellas.

Como no conozco a nadie en ese mundo decidí montarme mi propia peli con mi mujer como protagonista. Alguna vez he ido a la Isla del Masaje para que me dieran un buen servicio como lo llaman allí. Ester es la persona con la que habitualmente trato y me conoce bien. Sabe mis preferencias en materia de chicas y no falla cuando me aconseja. He ido a otros sitios pero los mejores masajes eróticos de Barcelona me los han dado allí.

Al lío que me pierdo, total que llamé la Isla del Masaje y le pedí que me montaran un numerito especial para mi. Encargué un masaje erótico para mi mujer y les pedí que yo quería estar presente.

Me dijeron que si y le conté a mi mujer que tenía un regalo sorpresa para ella. Como en nuestra relación habíamos incorporado alguna vez a otras personas, sabía que no me diría que no una vez allí.

Así que entramos y nos acompañaron a una cabina. Ella no sabía lo que iba a pasar y me preguntaba pero no le dije nada. Llegó el masajista y le pidió que se desnudara mientras el preparaba una bañera de espuma. Se metieron los dos dentro y empezó mi película.

Ver como la acariciaba y la tocaba me puso a 100 y solo acababa de empezar.

Salieron de la bañera y la llevo a la camilla a darle el masaje erótico de rigor. Primero estaba tensa pero se fue relajando mientras el iba recorriendo su cuerpo con sus manos.

Una vez relajada se centro en su… zona sensible. Gemía de placer y yo disfrutaba como un loco de la escena sentado en el sofá. El masajista siguió con el masaje Nuru y cuando mi mujer estaba super excitada, le provocó un orgasmo de película.

La vi estremecerse de placer como pocas veces antes bajo las manos expertas del masajista.

Total, objetivo conseguido, yo viendo en directo mi película y mi mujer con su regalo sorpresa que disfrutó, y de verdad!

¡Lastima de cámara! Volver a verlo en casa hubiera sido la bomba