Masajes eróticos en Barcelona: Prueba superada
2 noviembre, 2016
Masaje erótico con mi pareja
12 diciembre, 2016

Masajes eróticos en Barcelona: para mi mujer

Masajes eróticos en Barcelona: experiencia real

Quiero contar mi experiencia al ser un poco diferente de todas las que he leído hasta ahora en esta web. Espero que sirva también para hacer ver las cosas diferentes a quien pueda encontrarse en mi situación.

Por un problema físico que no viene al caso, perdí mi virilidad hace unos años.

Me quedé impotente, algo que seguro que más de uno ha sufrido en sus peores pesadillas.

Aparte de mi, empecé a preocuparme por mi mujer. Ella no tenía bien cubiertas sus necesidades sexuales y empecé a plantearme como solucionar ese problema. Evidentemente no he dejado de satisfacerla aunque pensaba que podríamos probar nuevas experiencias que igual a ella le gustarían también.

Yo siempre he sido un poco voyeur lo reconozco, así que llamé a la Isla del Masaje, después de leer algún relato de parejas satisfechas con sus servicios. Le pregunté a la chica que me atendió al teléfono si podían hacerle un masaje erótico a mi mujer mientras yo miraba. Como les había explicado mi situación accedieron a mi petición.

Le conté a mi mujer lo que acababa de reservar para nosotros y no me dijo que no en ningún momento, así que entendí que le gustaba la idea.

Fuimos a Barcelona y buscamos la Isla del Masaje guiándonos  por el mapa que hay en su web.

Nos recibió una chica muy agradable que nos acompaño a una sala donde nos esperaba Cristian, el masajista.

Era un chico joven con un cuerpo perfecto, al que mi mujer observo de arriba abajo cuando entró.

No voy a contar más detalles del masaje. Estoy intentando que lo explique ella. Solo os voy a decir que ver a mi mujer disfrutando con el cuerpo de otro hombre fue una experiencia diferente pero excitante. Aunque mi cuerpo no respondiera a los estímulos, disfruté de ver como ella se estremecía bajo las expertas manos de Cristian.

Mi mujer quiere repetir, así que podéis irme reservando  hora otra vez…