Cuando menos te lo esperas
9 abril, 2018

Feliz cumpleaños

Ya he leído alguna experiencia explicando auto regalos de cumpleaños en la Isla del Masaje de Barcelona y cosas similares pero quiero contar el mío igualmente.

Como podéis imaginar, el regalo se trata de un masaje erótico en la Isla del Masaje en Barcelona, pero este en concreto fue bastante especial. Al menos para mi.

Mi cumpleaños es en febrero y esta vez coincidió con mi jubilación. Muchos años de trabajo a mis espaldas bien merecían una retirada a tiempo. Aún no tengo los 65 pero por mi puesto he podido retirarme antes de tiempo.

Salí de la oficina decidido a celebrarlo y me fui para la Isla del Masaje en Barcelona. Un masaje erótico siempre apetece a cualquier momento del día jeje. No hice reserva porque fue improvisado, pero las cosas improvisadas acostumbran a salir mejor.

Llegué allí y me pasaron al espejo. Hacía algún tiempo que no pasaba por la Isla del Masaje y todas las masajistas eróticas, eran nuevas para mi. Había 2 chicas que me gustaban, una morena y bajita, la otra rubia con melena larga y con un cuerpo espectacular que se insinuaba debajo del uniforme. Como no podía decidirme pedí que entraran las 2 conmigo.

Masaje a 4 manos… El sueño de todo hombre, o de la mayoría.

La sensación de tener 2 chicas dándote un masaje es sensacional, pero cuando empezó la parte erótica del masaje ya fue increíble. Entre ellas se llevaban muy bien, tanto que empezaron a besarse mientras me acariciaban a mi y yo a ellas. Nunca antes había visto algo así fuera de una película porno por lo que me excité mucho y disfruté del momento.

Remataron el trabajo con un francés a dúo que me hizo explotar en muy poco tiempo. Duré poco pero fue intenso.

Igual repito un día de estos porque me lo gustó demasiado como para no volver a vivir esta experiencia.